Llegó el momento de basar las decisiones sobre seguridad en información y no en intuición.